martes, mayo 23

Image Hosted by ImageShack.us

lunes, mayo 8

El Azote de las minorías

El rock mexicano en México no es la música más popular, es una música de minorías.

“En países como México no hay otra opción más que hacer música con los elementos que se tienen, hay que echar mano de la creatividad, la idea es buscar siempre la manera de seguir haciendo música”.

Hace 15 años Abraham (bajista y segunda voz, músico y sonidista) conoció a Gerardo (baterista y guitarrista, comunicólogo), seis años después descubrió que le gustaba cómo cantaba Alejandro (vocalista y psicólogo), así comenzó la historia de El Azote., un grupo que nace de las ganas de hacer algo musical que no tenga una fórmula definida.

Lo que hace El Azote es rock, comenta Gerardo, pero también tienen otras intenciones de exploración o búsqueda. Su propuesta es un conjunto de canciones que hagan reaccionar al público no sólo por la letra o la música, además de tocar algo del ser humano a un nivel más emotivo, dejando sensaciones en la gente que las escucha. Ante esta actitud musical no hay un género, sino una forma de expresarse a través de ritmos e ideas.

“Toda la música es influencia, todo lo que se percibe lo es.”.

Alejandro asegura que cuando El Azote hace música la deja fluir y la trabaja con los elementos que tiene a su alcance, por lo tanto el resultado es libre y su fusión musical va desde el rock de todos los estilos hasta la música mexicana tradicional, la música experimental y el jazz. Desde un inicio han usado el recurso visual en cada presentación, cuentan cuentos y hacen coreografías, razones suficientes para llamar la atención de niños, jóvenes y adultos. Por otro lado, las canciones -escritas en su mayoría por Abraham- hablan de vivencias y visiones personales, de la vida, el entorno y los sentimientos. Abraham piensa que las letras no son para ser explicadas, que cada quien las interpreta según su propia experiencia.

Desde su conformación como banda al día de hoy, tienen en su haber 4 discos grabados: dos en estudio y uno en vivo, con el sello “Intolerancia” y hace unos meses salió al mercado el cuarto disco que es doble -incluye el primero y el segundo material remasterizado-. Abraham cuenta que durante estos años han compartido escenario por ejemplo con Frata, Cecilia Toussaint, Azul Violeta, Santa Sabina, en lugares como El Hábito, El Péndulo de Ciudad de México, en el Festival Intolerancia de Guadalajara, el Teatro Morelos y el Teatro Aguascalientes. Entre sus planes está la construcción de su página web más completa, realizar un vídeo y tocar en el DF, Guadalajara, Colima y Zacatecas para extender sus posibilidades de crecimiento musical.

“El rock siempre ha ido en contracorriente”.

Hacer música es también una disciplina, acceder a todas las formas de expresión artística siempre ayudará a encontrar “un sonido propio”.

“Siempre siento que estamos empezando, cada concierto es un inicio, cada disco es volver a picar piedra, y lo que pido siempre es abrir los sentidos a todo lo que viene”.

En Aguascalientes desde hace nueve años así suena El Azote.

Nota publicada en Opción Aguascalientes, en la edición de junio del 2005 por Laudanum.

Tocando fondo


Powered by Castpost

La primera vez que escuché esta rola fue en noviembre del 2003, durante el concierto de aniversario que el Azote organizó en el Teatro Morelos.

Recuerdo que fue la última o casi última del repertorio.

Yo pasaba por un pésimo momento, entonces la escuché y me puse a llorar.

Ahora es una de mis rolas favoritas... digamos que esa rola es parte del Azote que todos llevamos dentro.